28 de enero de 2010

DALAL LIMA

Los autores del blog se han mudado

www.dalai-lima.blogspot.com

8 de diciembre de 2008

Hasta la vista beibi

LLegúe a la medianoche y me conecté. www.blogger.com. me pregunté por qué seguía manteniendo en vida este blog. y se me ocurrió borrarlo. eliminarlo. como eliminar mi corazón la canción. lo pensé durante el día y me pareció que sí, que había llegado el momento. pero ahora que tengo que hacerlo me invade una nostalgia de algo de lo que todavía no puedo sentir nostalgia porque aun está presente. esiste. pero un click y ya. ya no esiste. ahora espero en un bar que llegue gente a una fiesta que tengo que animar, y los invitados no llegan. ni uno. vienen todos juntos me comunican desde la barra. no me pueso comunicar me dice la dueña del bar, bastante más embolada que yo que rindo mañana luego de dos años lejos de la vida académica.y me pregunto por qué escribo esta explicación y si alguien le interesará. qué importa. lo certero es que no habrá nuevas entradas. he quitado tambien los derechos de administración a dana dolce. lo siento querida, este tiempo juntos fue hermoso, tal vez nos encontremos en otro espacio. o en el espacio. de momento no voy a eliminarlo. simplemente abandonarlo. archivarlo. las entradas seguirán disponibles. como el blog viejo de amadeo. por el momento. 26493 dice el counter.



ahora:

www.myspace.com/lowreyyyo
www.fotolog.com/maxylowrey


Salud!!!!

2 de diciembre de 2008

La furia del metal

Space Odelay.

en la ocasion acompañaron a Lowrey la sensación musical Michael Stuar y La Orquesta de Aparatos de la Provincia. sin ellos el show hubiera sido imposible..salud!!1

(28/11/08 en el MUNT
como parte de "escena pop 2")



30 de noviembre de 2008

Homenaje a la SADE juvenil- estrategias: "que no muera la poesía"- proyecto final

Hoy volví a encontrar los cuadernos donde escribía poemas. Era tan vintage que me negaba a escribir en computadora. Compraba blocks que gastaba rápidamente para después apilarlos en la biblioteca. Cierto día, presa de un pequeñísimo intervalo lúcido, incendié dos de los cuadernos; en los años siguientes al incendio me dediqué a perder otros dos más, pero como dice la leyenda: "el crimen perfecto no existe", uno de ellos sobrevivió a los tiempos de la SADE juvenil . MI iniciadora en las letras era además mi antítesis. También sabía de memoria sus propios poemas, todos sus cuadernos eran vegetales y mucho más prolijos que los míos. LA iniciadora se lo tomaba mucho más en serio. Ganaba concursos municipales, sabía usar los tonos de voz para la declamación, tomaba vino, hablaba fuerte y fumaba mas de diez cigarrillos en dos horas. Me entrenaba en el arte de la vintageada. Me obligaba a leerles mis poemas a los viejos catedráticos del subsuelo del jockey y me suministraba la lectura obligada, también me invitaba a fiestas a las que no me dejaban ir. Cuando yo no me animaba a declamar delante de Lagmanovich, me quitaba las hojas de la mano, se prendía un cigarrillo y los leía ella como si fueran suyos. El día del falso estado de sitio yo terminé declarando en la puerta de la SADE que sería capáz de morir por la literatura y acto seguido confeccionamos un decálogo en lenguaje notarial en el cual nos obligábamos como un deseo de última voluntad a otorgarle fidelidad aboluta a la poesía; cerrábamos con citas de Artaud: "El surrealismo parte de las caricias que nos hacen perder el conocimiento" o Lautreamont: "La poesía debe ser escrita por todos". También nos fascinaba la comparación y armábamos cuadritos: Poesía Surrealista y Maldita/Contracultura Beat.
Tanto entrenamiento me otorgó el honor de tener a mi cargo la autoría de la frase que iba a cerrar el acto de fin de curso en quinto año que incluía tres variaciones:
*1 "Al término de una etapa nos preparamos para enfrentar nuevas metas"
*2 "Terminamos una etapa, enfrentamos nuevas metas"
*3 "Al término de una etapa enfrentaremos nuevas metas"
No contentas con formar parte activa de la SADE, íbamos a un taller de poesía todos los viernes. Firmábamos todos los textos, ad solemnitatem. Editabamos trípticos: "No soy poetisa, soy poeta". De vez en cuando competíamos de alguna forma parecida a la guerra de djs:
*a"Esa mujer es el letargo oscuro/ríe como noche/siempre es una hoja desnuda en la lluvia"
*b"No soy poetisa/ ellas son luminosas y voltean precipicios/yo ando siempre oscureciéndome y despeinada".

27 de noviembre de 2008

esta noche


20 de noviembre de 2008

Ayer en el rougés


un monotrema es una animal mamífero que pone huevos. sólo quedan dos tipos. ya no me acuerdo cuáles eran porque me quedé pensando si están en extinción o no. me respondieron: no.lo que pasa con las presentaciones públicas con micrófono es que si sos joven y presumido, seguramente te pones nervioso, minimamente colorado. creo que es algo que se maneja con el tiempo, no se. danadolce es joven, abogada y también es lourdes mortal. Y creo, digo: todas las presentaciones están bien si sonreís y tus amigos sonríen con vos. Las palabras “mail” o “fotolog” dan igual. existen lapsus para volver más distendidas las presentaciones de perlas cultivadas protocolares más de padres que de hijos.llegué tarde a la presentación brillovox de trashsonetos, elektrita no me despiertes estoy jugando a dormirme, y el manual de amadero /snark gandolfo. no escuché el cuento que leyó el chavez ni el que leyó max. Pero tengo en mis manos el ejemplar gratuito de literatura bolchevique, muy inteligente y lo que me gusta es que no lo entiendo mucho ;)me gusta tener amigos que gustan de escribir, publicar y comer empanadas fritas insaboras de queso, porque obvio las empanadas de queso nunca tienen gusto a algo más que a queso.
esta noche audaz b + maxylowrey + panduro en sala ross.


danielelias00 dijo en 20/11/08 10:56
volvio mumu!!

mumu2 dijo en 20/11/08 11:41
http://www.fotolog.com/cumbio/55848671

mumu2 dijo en 20/11/08 11:44
http://www.fotolog.com/cumbio1/55858083

mibabydoll dijo en 20/11/08 11:51
jajajaja qué buen relato mumu, te esperé, quería que te sientes adelante asi yo solamente te mire a vos y me distienda; pero bueno, en la primera fila estaban grunauer (inalterable), allegrucci, rosso y chavez que largó una carcajada cuando dije que la sole se habia hecho un mail en vez de un fotolog.
mumu2 dijo en 20/11/08 12:04
lo que pasa con la carcajada de chavez es que es un nerd indie (palabras de la clo) que lee poemas socialistas y ocupa buena posición en el biggest brain. pero con eso y todo se lo quiere.y si dijiste que la sole se había hecho un mail ¿cual es el problema? porque es verdad. sole también se ha hecho un mail. y si no hay crrespondencia directa con el libro cual eh eh? joder! me enojéh leeh

18 de noviembre de 2008

collares de perlas ardientes



Todo se resuelve dos días antes; de eso nunca hay que olvidarse.

13 de noviembre de 2008

En oficinas, no trabajé


Primero: pensaba en cortarme el pelo. Yo sola. El peluquero que me corta el pelo es demasiado respetuoso para mi gusto; ya en estas instancias prefiero la irreverencia. También me acordaba de esa gente que le dona el pelo a la virgen (más parecido a un rito umbanda que a una donación, teniendo en cuenta que el acto de donar, de dar sin recibir nada a cambio, casi siempre genera un beneficio en el donatario; dar pelo muerto a una estatua me parece un poco patológico).
Segundo: vamos a llegar para el 19 mi querido amadeo; así tengamos que golpear a alguien o destrozar cajeros automáticos a patadas; en última instancia siempre están los padres aunque ya seamos gente grande semi-profesional , no importa, si tenemos que convertirnos en malos directores de cine o en editores clase b o en chantas literarios o en la escoria de la producción artística; si al final lo único que queremos es emborracharnos . Vamos a seguir nuestra vocación que es mini y gigante a la vez.
Tercero: voy a extrañar a esos cretinos soberbios de la peor calaña de hijos de puta. Nunca pensé que podría llegar a la nostalgia pero quizás en el fondo algo me enseñaron; no solamente más de cien kilos de papeles con artículos mucho menos que inservibles. Todas mis veces en ese lugar fueron de completa desnudez, ninguna literatura, ningún amor, nada de padres. Sin lugar para el mariconeo. O entrás o te vas. Punto. La facultad de leyes.
Cuarto: hace un calor del choto y tengo una boca en la boca del estomago parecida a una planta carnívora que me dice: pelotudita, dejá de boludear ya y andá a llorarle a tu mama.

9 de noviembre de 2008

locuela

Haber alzado el revólver (irrefutablemente inútil para el logro de su cometido) no ha sido verdaderamente lo que terminó por generarme pavor y desenfreno; sino más bien, mi auto teatro estéril para nadie en particlar. Yo sobre una escalera buscando una valija; nadie en el cuarto, ni un ruido en el patio, quizás al fondo (y si hubiera prestado atención) hubiera oído algún tipo de viento sobre la enredadera. Nadie en la casa. Absolutamente sola, en una especie de soledad que concibe nada más que travesuras. La soledad me devuelve un silencio especial, más tarde me produce una congoja parecida al abandono (más cercano a un ritual "twiddling" que a un abandono fehaciente) y luego, al fin, me lanza a la curiosidad. Busqué una valija, no para guardar ropa, sí para llevar libros; y como cada vez que se va en busca deliberada de un objeto en especial se termina encontrando lo inesperado, yo me encontré ese revólver erosionado por las humedades y el reposo. Me acordé de encaracolado apuntando a la oscuridad un instante y quise emular. Quise apuntar a la ausencia un instante y pensé en eso de apuntar instantes y como apuntar no sólo significa asestar sino también señalar, pretender, ambicionar, remendar o zurcir; toqué el peso sobre una mano y no pude (como no puedo nunca, en nada) rechazar la mezcla de terror y placer; volví a recordar la escena de encaracolado y tapé el caño con la mano. Después me aburrí. Nadie pudo ni sospechar de la existencia de la escena, ni estar cerca, ni dudar, ni oír absolutamente nada.
He rumiado meses enteros, he sido locuaz y perseverante en los discursos engorrosos, he hablado hasta el cansancio de la misma mierda, día tras día; me he agobiado, he sustituído faltas con potenciales rellenos que luego se desdoblan en más falta. He elucubrado a chorros durante meses, cómo iba a ser el momento en que me descubran; lo he detallado, lo he perfecccionado, lo he desarmado y lo volví a construir en reverso tratando de hacer algo un poco más amable o negociable. Ni ensayando todas las causas y los motivos más asfixiantes, ni mintiendo hasta el fondo, ni escapando obscenamente, he logrado volcarme tanto patetismo encima como con el auto teatro.

2 de noviembre de 2008

caretaker

Necesitaba alguien que le planche la ropa, que se la doble y deje una pila de colores diferentes sobre la cama. Quería llegar y asentar la cabeza sobre el cuello de una remera tibia con olor a Vívere, cerrar los ojos ablandando los párpados y dejar que las comisuras de la boca se estiren y tomen la dirección necesaria por naturaleza propia. Necesitaba alguien que limpie el lavabo del baño con virulana y Odex; en especial, el redondel de acero del desagüe que a veces queda manchado por el agua y la pasta dental. También pensó en los costados de la base del bidet y del inodoro, donde siempre queda un poquito de agua que, en el caso que sea por la mañana y llegara a pisarla con los pies sin medias mientras hace la pis, formaría una línea negra que traza las baldozas blancas del piso, como una frenada. Ese mínimo accidente le hace mirar para abajo y continuar hacia los zócalos, subir por los azulejos de la bañadera, llegar a la cortina plástica, verla y amargarse. Necesita alguien que toque el timbre a las nueve de la mañana; que pueda hacerle el favor de comprarle facturas mientrás tanto ella hace café y mira por la ventana hacia el jardín verde; ve caer una pelota de tenis o de paddle y después otra. El perro corre, muerde una y se la acerca hasta la ventana que está cerrada. Hay gente que juega al paddle a las nueve de la mañana. Cree que no debería comer facturas con crema pastelera, quizás con membrillo todo sería un poco más sano. Hay un pájaro sobre la antena de televisión; otro más. Este parece perdido, mueve el cogote levemente preocupado, mueve toda la antena (que ya de todos modos no sirve, creo que nunca cumplió su cometido, pero le gusta mirarla; cuando era chica quería llegar hasta ahí con la punta de los pies). A los gritos se les puede dar un significado. Pueden darse en los vuelos, en los reagrupamientos cuando aparece un depredador, en las paredes sexuales, en la cópula, en la alimentación de los jóvenes, etc. Así, a cada grito se le puede asignar una función particular. Por el contrario, el canto requiere de un análisis más profundo. Sus funciones son múltiples y a veces difíciles de identificar. Todas las aves emiten gritos, pero solo las oscinas (aves cantoras) que forman parte de las especies más evolucionadas, poseen cantos. Éste pobrecito que está asustadito, claramente y bajo todas las luces de la mañana, grita y encima se le mueve el pecho como si tuviera una sopapa que chupa y desgarra. Necesita alguien que saque el polvo de los vericuetos impenetrables entre los portarretratos y las cajitas de madera, tan pelotuditas e inoportunas, donde puede encontrar tarjetas de imprentas o de cambio de aceite y filtro, llaves de algún lugar que ni le importa averiguar, cintitas rojas, tickets de supermercado, tickets de carga de combustible, tickets de llamadas de larga distancia. Se pone un short y sale por el zaguán a la calle; los ojos desacostumbrados aún al sol, una oleada de motos "escape silence", ómnibus que van a tafí viejo; otros que, por la dirección contraria, van al centro; se detienen entre la fila del embotellamiento. Los pasajeros congelados la observan en plenario y en simultáneo; todos apuntando a la misma línea de vista. Ella les devuelve la mirada empezando por el primero desde la izquierda hasta el último de la derecha. No hay nada por lo que valga la pena tan desmesurada concentración; un short azul, dos piernas blancas y medio gordas, un par de zapatillas rojas, una musculosa roja también. Como si todos ellos, reunidos en asamblea, hubieran subido a ese ómnibus sólo para pararse unos instantes frente a su casa. No hay motivos para la intimidación. Ya que todo le ha quedado desierto; los actos del pasado y hasta incluso las elucubraciones, todo lo que emerge y explota en una diminuta tormenta sobre las aureolas de las copas. En otro momento le hubiera palpitado el corazón y hubiera considerado la posibilidad de su imágen en la carcel o en algún diario o en algún blog. Piensa en los apremios; necesita alguien que le lave la ropa, con Camellito y Vívere. Toda la ropa; el vestidor completo. Una a una las prendas, las medias, las bombachas y los corpiños también. Después rociar con algún desinfectante y vaciar el primer cajón donde guarda en una bolsa inmensa todos los cepillos de dientes que se van olvidando los que se van yendo. También los chocolates de regalo (que están en la misma bolsa de los cepillos) que nunca abrió por múltiples motivos; una bolsa acartonada con caramelos brasileros, una caja de alfajores cordobeces, un chocolate blanco cobertura chocolate negro, otra barrita del mismo sabor pero con un poema que no se anima a leer, el envoltorio de un paragüitas y el palito rojo, una tarjeta: "temporada de presentes", la palabra "amor" construída con las letras de la palabra Marlboro y atrás una fecha viejísima. Quiere poner música, pero en las últimas semanas (que son meses extremadamente largos) todos los discos que descarga son la misma guitarrita tintintin; y los otros, los que no son tan blanditos parecieran ser bandas sonoras de imágenes que había ejercitado con fruición en su cabeza para una próxima escena literaria o lo que venga. Necesita tapizar los sillones y limpiar la biblioteca, muy desprolija, un exabrupto de papeles al pedo. Mira la cama, vuelve a mirar la cama, la mira sola. Piensa que necesita con premura alguien que venga a fumigar; hace años que nadie fumiga. ¿Por qué pasó tanto tiempo sin que nadie venga a fumigar? ¿Y si hay alacranes? Se pregunta y se mira los pies sin medias; y también observa que el cuarto está lleno de muebles de madera donde podrían esconderse alacranes chiquititos, pero no por eso, menos venenosos. Se pregunta si es que habría que sacar todos los muebles del cuarto. Tirar todos los papeles de los cajones de la comoda (la mayoría, cuadernos de ejercicios poéticos dadá o poemas en verso libre o intentos de sonetos a lo "siglo de oro español") fumigar la parte de atrás de los espejos, fumigar las partes de atrás de todos los espejos; esa era la idea, la idea más genial.

25 de octubre de 2008

El mito: "bueno, me quedo si querés"

Por una de esas bendiciones que me tocan raras veces, la materfamilias se fue a mardel en una combi del rectorado. La pequeña exultante, piel tersa, radiante (oleadas de jovialidad envuelven los costados de las personas que se le acercan) me avisa que tiene una fiesta, que vuelve a las 4 de la mañana. La miro fijo durante un instante; me desplazo hacia las dos películas en dvd pegadas a una bolsa de pochoclos dulces y le advierto: ponéte el celular en el bolsillo y chequeálo de vez en cuando, dame la dirección de la fiesta y te lo digo claramente, si no atendés el teléfono te juro que te voy a buscar en pijamas. Suelta un pequeña sonrisa parecida a un soplido a través de un embudo. Chequeo mi messenger; 3 contactos on line de los cuales uno, soy yo. Chequea su messenger; 42 on line. Nadie dice nada y yo me acuerdo que en el freezer todavía queda una prepizza elaborada con mis propias manos y un envase con un polvo al que se le agregan 300 centímetros cúbicos de agua para luego amasar el tiempo necesario hasta que cae de maduro que ya está lista para oflar.
La pequeña me sigue a la cocina en un intento de mitigar algún tipo de lejana culpa que le haya podido aparecer y me cuenta, mientras yo pellizco pedacitos de queso por salut, que nuestra sobrina de 2 años le habla a la nada cada vez que la bañan. Le contesto, mientras proceso tomates naturales (porque me olvidé la salsa en el súper) que la abuela de la niña (que casualmente es mi tocaya y esa casualidad es la única razón que me hace pensar que en su juventud va a padecer batallas sangrientas con su madre) goza de una mórbida atracción hacia las situaciones sobrenaturales; después también le pido que tenga piedad o aunque sea un poco de consideración y que no me haga tocar temas fantasmales en el medio de una horneada de pizza, una bolsa de pochoclos y una inminente soledad de 3 horas en una casa chorizo. Intenta chamuyarme proponiéndome que vayamos a ver una de las películas hasta que la pasen a buscar; yo sonrío con aires de seudo-orfandad y acepto; estoy adiestrada. Como se siente mal, me halaga en cosas que sabe (y eso la hace sentir más chanta todavía) que no me halagaría un domingo al mediodía cuando ya no necesite mi venia para irse de joda; ¡qué rica la pizza! Me dice, y después me mira y adosa un: "si querés no voy". Yo me seco las manos aceitosas por la calabresa y contesto con la fórmula: "no boluda, andá nomás, no te vas a quedar por mí", albergando una lánguida esperanza en algún vericueto de su voluntad, espumosa y translúcida; acepta mi respuesta sin reparos.

12 de octubre de 2008

repost

1 de julio de 2007

Conociéndote....

no
no puedo llorar
con cesar banana pueyrredón

sí puedo

Publicado por Dana Dolce 10 comentarios en 1:18 PM

8 de octubre de 2008

bunge y ballena

cerrar los ojos y taparse los oídos, abrir los ojos y destaparse los oídos y estar ahí o en otro lugar parecido a ese

29 de septiembre de 2008

Como el matrimonio. Como quien jura amor para siempre.

Admitiendo que el verano me sopla la panza flácida; el joven, galante y delgado me avisa que jugar al paddle podría ser una opción de lucha contra las 14 facturas por semana.
Problema numero uno: no tengo paleta. El joven cuenta con una súper de avanzada. Me dice que va a sacar turno y que va a cederme con toda caballerosidad la suya propia y que alquilará una en la administración de las canchas; horribles, de diseño plano y pesado, idéntico al diseño de los noventa en general. Me dice que no importa, que puede jugar con cualquiera; no contenta con la simplicidad de la solución, le formulo una contrapropuesta. Yo me compro una paleta de avanzada pero bajo una condición: que me prometa que vamos a jugar, como mínimo seis meses; y que en el transcurso del plazo no puede dejarme. Obligación de resultado sujeta a la profunda tristeza que imprimiría en mi corazón si me dejara con un elemento deportivo de doscientos cincuenta pesos, plantada en una cancha de paddle en medio del matorral caliente.

23 de septiembre de 2008

"u! buenobueno veo que hay alguien que no le gusta la literatura fantastica"


Me dice que se cortaría la mano para garantizar que el 75% de los escritores tienen en su haber, al menos, un pequeño cuento, una novela corta o una cantidad importante de literatura fantástica.
Un momento antes de asegurar un porcentaje del 75 %, había sentenciado que todos los escritores alguna vez han escrito o escribirán, si es que aún no han caído en tan genuina tentación, textos fantásticos.
Le contesto que no sé, porque ese género a mí me deprime.
Me dice que se cortaría la mano como Van Gogh. Pero Van Gogh era pobre y loco, de última.
Me contesta que a ella no le anda el facebook, si eso no es suficiente razón para cortarse. Si no alcanza, si es que es un tema menor.
Le digo que me parece todo. Que es todo.
Aparte con los lowreys bien que fantaseás en la escritura.
No no no eso no es literatura fantástica por el amor de dios.
Qué no. Qué no.
Y no obstante agrega:
No estoy diciendo que sea literatura fantástica pero sí tiene en algún capítulo detectivesco algo de fantástico.
Estás hablando por hablar, le digo pero ni le importa y sigue:
"Para mí sí. Cada uno puede interpretar la obra como le place. Existe un fantasía contemporánea.
¿Deacuerdo? Entonces estoy intentando investigar qué es la Fantasía Contemporánea. Podemos decir que en un bricolage decoupage de la clásica historia del rey arturo que saca la espada de la piedra con ayuda del mago merlin.
Mira vos, acabo de formular ésta teoría y ahora leo que hay gente que ya lo dijo antes y yo nunca lo había leído. Me siento importante."

18 de septiembre de 2008

un mes

1 500 años sin escribir
2 Temporadas largas sin hablar
3 Las tardes a las 6 si hay sol me ponen nerviosa
4 Podría estar en el parque
5 Podría estar en la avenida
6 Podría estar en el centro
7 Podría estar en una galería
8 Podría estar en la plaza
9 Hay un aeropuerto
10 Una terminal
11 Una estación
12 Un lago en mal estado
13 Un río que está lejos
14 Cuando cruzo por las esquinas pienso en una posibilidad
15 Desaparecer
16 Reaparecer no porque no surte efecto
17 No tengo nada que decir en serio
18 Y cuando escribo me siento más inútil
19 Y cuando hablo me anulo
20 Si tartamudeo tengo tiempo de retractarme
21 Me allano
22 Y vuelvo al estado inmediato anterior
23 Digo lo que no alcanza
24 Lo extinto
25 Cuando pronuncio mal me corrigen y tengo motivos para ser declarada ignorante
26 Muevo los restos que nadie escucha
27 Cuando duermo hablo y escribo
28 Y camino por la góndola de los suavizantes y los jabones en polvo
29 El olor a lavandería me inspira
30 El 30 de diciembre quiero estar en la playa

15 de septiembre de 2008

Siento como si no escribiera hace 500 años

hoy casualmente y sin opcion escuché desde las inmediaciones de una capilla toda la misa
se conmemoraban 25 años de la capilla y la santísima virgen echaba su bendición sobre el pueblo
debo confesar que me reconocí como antiguo fiel, conocia todas las letras de las canciones, sus melodias, podía predecir las palabras del cura, incluso respondía frases que creo nunca haber sabido.
vienen con alegría señor cantando vienen con alegría señor, los que caminan por la vida señor sembrando tu paz ya mor
y salía la procesión con rumbo al río, o al dique, no lo recuerdo bien.llevaban velas y un megáfono. casi una hora duro la vueltita. y el frío ya comenzaba a azotar.
volvian los misioneros con sus zapatos llenos de lodo por el largo camino, mas alegres por sentirse en gloria con el señor

la paz sea contigo , y con tu espiritu

nos saludamos en un gesto de paz

viva la virgen!
viva!
viva jesus cristo!
viva!
viva el cajón!
viva!
viva el cajón? qué raro sonaba eso
pero se trataba del nombre del pueblo

8 de septiembre de 2008

el ajo

Siempre me miente y a todo le pone ajo, le pido: por favor, me da arcadas. Reincide y vuelvo a ser engañada, lo sé porque barro las cáscaras rosas que se pegan en las hendiduras de las baldosas; de noche en medio del silencio veo los rastros en las hornallas, sobre el piso, cerca de la basura. Sé que he comido ajo otra vez, y no obstante, busco la escoba y hago desaparecer los restos; sé que mañana me va a jurar mientras me mira a los ojos, que no compra ajo desde navidad y además acepto que voy a volver a comer, a masticar y a tragar, a sabiendas, todo eso que me da náuseas. Le pido que no me mienta y se caga en mi pedido. Sin restos de compasión ni un mínimo de vergüenza, se acerca a mí, me clava los ojos y confiesa como si dijera la aboluta verdad. Con las comisuras de la boca distendidas, los ojos caídos y un tono de canario medio tímido, vuelve a valerse de la impunidad y me miente sin problema alguno. Falta a la verdad sobre mi cara, transgrede los límites de la confianza, me mete los dedos en la oreja, se burla con estilo ad solemnitatem y formalmente me demuestra que se caga en mí todas las veces que tiene ganas, cuando se le antoja y como se le canta. Con sobriedad en el invierno más un agregado de obscenidad en el verano, a veces se caga de risa con delicadeza en la primavera y en el otoño cuando se deprime un poco por la tierra del ambiente le adosa una cantidad suficiente de falta de escrúpulos como para hacerme estallar en cualquier lugar, cueste lo que cueste.

2 de septiembre de 2008

La ruta de la ballena



Nado porque los demás me lo permiten, duermo porque a los demás se les da la gana, me levanto, desayuno, me comunico con los otros sólo porque a los otros se les antoja, no me muero porque tengo suerte y el día que me muera no va a ser de mi incumbencia, voy a morir cuando tengan ganas de matarme, si me salvo es porque han querido salvarme, si pendo del abismo hamacado por un viento endemoniado y aún así tengo el tremendo privilegio de no caer, no es por mi suerte ni por mi calidad para deslizarme, ni por mi estilo para flotar, ni por las peripecias al zambullirme. El agua me hace creer que la traslación se genera por mi mérito, que cuando llego a las orillas para el parto es solamente gracias al automóvil que tengo de corazón. La monstruosidad en mi cabeza se arrastra inevitable como las corrientes. Puedo reposar, expulsar mi aliento, ponerme en guardia, deslizarme. Los vientos me llevan para adentro sin esfuerzo.

24 de agosto de 2008

Los 11 lugares donde mi papá me mató

1- Comedor que da a la avenida. Sobre un sillón blanco a la izquierda del teléfono, blanco también.
2- Renault 11 lleno de tierra, por dentro y por fuera. No se puede escuchar música. Tiene jaquecas agúdas y una inmensa antena postiza sobre el capot para las comunicaciones con el campo.
3- Heladería de la plaza Independencia. Navidad de 1984, once de la noche.
4- Pileta de cemento pintado de celeste. Yo en la terraza. Seis de la tarde. Vapor sobre el viento. Él dentro de la pileta besando a su esposa.
5- Bar de un hotel con pisos gélidos. Sofás de cuero negro. Actrices de la televisión de Buenos Aires cruzan el lobby hasta el solarium. Miro a través de los vidrios tan prístinos que casi ni existen. Me pide que no llore. Suplica.
6- Camioneta con amortiguadores inútiles. Los sesos golpean en el cráneo y rebotan en la nuca. Sol estridente. Pozos, cráteres, tierra seca, espejismos. Quiero volver a mi casa pero estamos completamente solos en medio del cañaveral.
7- Bar del centro. Viernes. Nueve y diez de la noche. Me espera en una mesa situada en el medio del lugar más iluminado y rodeado de otras mesas llenas de gente. Conozco el pavor del que tanto había hablado. Lo siento sobrevolando los pelos de mi cuerpo entero. Me acaricia el agua de las axilas. Inclino la cabeza sobre mis manos entrelazadas y lloro delante de todo el mundo.
8- Ventana que da a la avenida. Dos metros por uno y medio. Miro para las dos esquinas, alterno con un vistazo al teléfono ubicado a la par del sillón tapizado con flores rococó. Sábado. Todas las veredas están mojadas. Cuando llegue le voy a pedir que me lleve a Avenida Musical, quiero comprarme el cassette donde está La Isla Bonita, pienso.
9- Camioneta plateada. Calle José Colombres. Verano. Me pide que me baje. Me exige.
10- Despacho rectangular. Flamante biblioteca, elegante, imponente, impecable, patotera. Dos escritorios. Un aire acondionado en 15 grados me congela los dedos con los que escribo en una computadora vieja cosas que él me dicta con genuina soberbia y total negligencia.
11- Zaguán hondo y fresco. Piso encerado. Calcomanía de la virgen maría: somos católicos, la santísima virgen cuida de este hogar. Rompe un papel que yo había escrito, los pone sobre la palma de una mano, camina hacia el cordón de la vereda, abre la mano y suelta los pedazos en el agua que corre. Domingo nublado. Siete de la tarde.

13 de agosto de 2008

los seis grados de separación son mentira pura

La playa de estacionamiento que ocupa media manzana está cubierta de olor a chicle de fruta. Las sensaciones del olfato que más le perturban; le hacen perder el equilibrio mental; le provocan un ascendente pavor por la médula espinal. Asco macizo. Una columna indestructible de asco puro.
Odia los días a medias. De mañana calor subtropical. De noche leve frío, molesto como la llovizna (sea verano o invierno, la estación que prefieras). Tucumán suele ser un poco más simple: calor entero, frío entero.
Quién habrá sido el hijo de puta que se compró un chicle "tutti fruti". Odia a la Humanidad. Desprecia el cielo; ese, y todos los otros arriba de ese mismo que está mirando. No puede oír por los auriculares, pero ve las luces de un auto rojo que se proyectan desde su espalda y se abren como un abanico sobre toda la playa. A lo largo del estacionamiento se extiende una pared alambrada y con púas.
Se imagina en una carcel de máxima seguridad en España. ¿Por qué en España?.
Tiene que avanzar tajeando la estela de chicle rosa. El frío pequeño como una hilera microscópica que returce los cuellos cuando tenemos pesadillas. Se mete en las fosas nasales y congela el olor a goma de mascar como dice en los envoltorios de los productos de exportación.
Hay dos verdades: la realidad y la ficción. Las dos son posibles; sumamente asibles.
La realidad deambula en mi cerebro, hace viento, deja huellas de velocidad, se retuerce como la hilera microscópica. La ficción se despega de la realidad, no por completo, sino apenas, sólo como para rellenar el deseo que no se encuentra o destruir algún pasaje real que no se quiere recordar. Los rudimentos de una idea que da vueltas; un lazo que une la realidad y la ficción y por momentos las convierte en intercambiables .

6 de agosto de 2008

la mala resolución


Todo sobre la espalda

25 de julio de 2008

under

me pregunto si alguna vez abandonaré el under. eso que tan feliz me hacía hace tiempo, ese ser casi nacional, esa actitud irreverente, fueron mutando poco a poco. de chico era tan under que me decían "under" y luego de grande tambien. mi espíritu under desafina pero el dinero el lujo y el comfort me van. esa sería la radiografía. y no me importa si tenés amigos o amigas más under que yo, porque yo soy underware, es decir, que voy debajo de lo que uses, debajo de tu piel, debajo de tu ropa, debajo de todo.y tambien me pregunto si ser under y ser loser es lo mismo, o si tendrán algo en común, o si solo son dos características mías que van juntas y no puedo distinguir una de otra. no lo sé. solo se que soy loser, y under. joder.

23 de julio de 2008

Una cortina musical


y prendo la radio como podría prender la tele o conectarme a internet,
pero prendo la radio. suena una canción que habla del rimel
como un sintagma o como un monosílabo insonoro, no lo recuerdo
pero estabas en medio de un verso, usabas un lenguaje sin traducción
una transacción directa de fonemas que daban como resultado palabras y combinaciones como gut love , i te liebe, mon mia morada turkish door, habltajan non set intendo drunken mas at all.

no sabría como responder ni en cien años y si lo supiera de todas formas ya te habrías ido
descompuesta en el aire como el polvillo que levantan los autos o la nieve negra que cae desde el cielo en zafra
rojo movimiento en el color
duro pavimento emploma mis pies
y aplaca mi corazón.

si razonare el lenguaje de los astros tal vez
y si estudiase el lenguaje de los perros o los gatos quizá.
podría intentarlo con el lenguaje de los delfines o el de las matematicas,
pero para el lenguaje en cuestión no me alcanzarían los diccionarios ni las enciclopedias ni las revistas especializadas ni los diarios ni las antologías poéticas, aunque arriesgaría a intentar deducirlo a través de tu mirada, tu lenguaje corporal, averiguar si te transpiran las axilas, o los pies, cuánta es tu segregación de saliva, en qué ocasiones se te acelera el ritmo cardíaco o si ya no tienes pulso.

me impulso.

y ya.

21 de julio de 2008

El Galletudo

Se come una galletita de agua. Se come otra; acto seguido, mete tres dedos en el paquete y trata de agarrar una; saca dos, las tritura plegadas con los dientecitos paleta; deja caer las migas por el cuello, se le quedan pegadas en el tórax. Su acompañante mira a través del vidrio con desasosiego.
-Sabés que ir a bailar solo es todo un tema...pero una vez que entrás te das cuenta que no era para tanto- Toma un té rojo. El acompañante rebobina la mirada hacia el galletudo pero sostiene la misma línea recta en el infinito.
-La oscuridad me desata, no sé cómo explicártelo gráficamente- Se manda otra galleta.
-Sí, entiendo lo que decís; el olor de los cuerpos, el humo, el flash en la pista principal- Dice el acompañante mientras chequea el celular.
-No, la verdad que eso no me molesta; digo, esa cápsula ciega me chupa, parece un milímetro pero apenas tanteo con el pie me doy cuenta que son miles de metros de oscuridad donde mis calzoncillos no son mis calzoncillos, o el pelo que me arreglé con tanta preocupación ha desaparecido y de repente tomo un trago y tengo en mí una cabeza extraña que observa las cosas como una lagartija agazapada o no sé, como un tipo vacío y blandengue- Lucha con la última galletita de agua en el fondo del paquete. Mete cuatro dedos y con la otra mano toma la base, mira al acompañante esperando la respuesta. El otro piensa, deja el celular sobre la mesa, lleva dos dedos a la frente, se rasca la nuca, humedece los labios.
-La oscuridad me da lo que me falta con la luz natural, ¿entendés? Hago fotosíntesis negativa. Me chupo indiscriminadamente todo el oxígeno de los demás; después me voy al baño, me concentro en el espejo y exploto con toda la mierda que tengo adentro, me re cago sobre los espejos; meo todo lo que tengo, me apoyo en las bachas y me purgo con absoluta impunidad. Los otros culpan la falta de aire al humo que tiran en los boliches; los que bailan en la pista de tecno son los que caen más rápido; justo esos, los giles que creen que porque tienen antejos de sol les rebota el flash, los boluditos esos se quiebran al toque. Después caen los paleros que creen que les agarró el bajón, y al irse a vomitar al baño, se tapan de mi mierda. Los de la pista de rock nacional no solo que me dan pavor si no que me generan una montaña de desprecio acumulado desde el año 2000, mas o menos, quizás un poco después. Cuando me quemo el aire de los bailarines de la pista latina, uno de los pulmones me late como un segundo corazón; me calienta los pelitos de las fosas nasales, me erizo entero; la garganta queda lisa (casi como el día que me comí un vicvaporub). Es bellísimo y reconfortante ver caer a las parejas que bailan pegadas las cinturas con cinta sckotch. Cuando el dj se desploma sobre la mezcladora y la música se congela sobre el vacío en una sola nota sofocada, camino al baño pisando los cuerpos y, como te decía, me cago en todos- Se rié y espera al acompañante.
-No sé, no me gusta bailar-

10 de julio de 2008

El Loser

Nadie le había explicado la función que cumple el juego en la vida de un niño. Y ejecutando la prerrogativa de la niñez, se largó por las superficies del patio a correr sobre el perímetro marcado por dos mesas Pierre Cardin.
Aumentar la velocidad en las curvas implicaba, al parecer, la unica revolución explicíta. La capellada de goma resistente, la planta friccionando contra las baldosas percudidas improvisaban, por suerte, un antideslizante que evitaba el sangrado en las rodillas. Jugar era sencillamente eso. Lo que es, es. Lo que no es, no es. Podríamos decir.
Todas las mañanas antes de ir al jardín, jugaba en el patio cubierto de plantas como una selva proyectada con cuidado alrededor de las paredes, guardando una pausa para el Corazón de Jesús; que no era más que una estatuilla con un cristo común exhibiendo un corazón medio exagerado.
Un domingo mientras la madre leía el diario y su marido serruchaba un marco, el niño jugaba sobre las mismas pistas, acelerando en las curvas, cambiando de dirección: norte-sur o a la inversa.
Tres vueltas para un lado, tres vueltas para el otro.
Un parate en el medio.
Golpecito de capellada de goma sobre la baldosa.
Estiramiento de talón.
Elongar como en el ballet.
Solemne el gesto, las palpitaciones sobre las cuerdas vocales, el corazón era un pez ahogándose.
Inminente el sudor sobre las sienes.
Se apresta a correr en el sentido de las agujas del relój.
La madre le pregunta qué está haciendo. El niño le responde un poco turbado y en medio de la revolución: estoy jugando.
Los otros dos se ríen. ¿ Y eso es jugar para vos?. Carcajadas y anécdota popular galardonada en todas las reuniones de fin de año, ovacionada por la familia completa regodeándose sobre los márgenes del sainete y la mirada sabionda de los primos más chicos con los celulares en la mano como si fueran los joysticks del family game.

4 de julio de 2008

Estado delicado

AÑO
COD
MATERIA
CAT
COM
EST
NOTA
FECHA
1° Semestre
H11
Historia del Pensamiento Filosófico
A
Pro
6.00
30/08/2002

H12
Historia del Pensamiento Político y Jurídico
A
Pro
6.00
05/08/2002

L11
Lógica
A
Pro
7.00
27/08/2002

2° Semestre
W01
Taller I: Derecho y Justicia
A
Apr
08/11/2002

T21
Teoría del Derecho y la Justicia
B
Pro
6.00
06/12/2002

T22
Teoría del Estado
A
Pro
6.00
25/12/2002

T23
Teorías Económicas
A
Pro
6.00
27/11/2002

30 de junio de 2008

swith on


nothin pass
hasta que algo sucede
y asi es cuando algo comienza a pasar
como el tren
o el tiempo
o el agua que corre lento porque la canilla está rota

y me pregunto cada vez por qué siempre escribo lo mismo

y por qué viene siempre la misma canción.


entonces me acerco a la radio roja que está en el livin y la enciendo.

el sintonizador está donde lo dejé la última vez.

FM Sensaciones

para los que aman la buena música.

un sonido como de hormigas en la tele brota del receptor.

no entiendo como el dvd llegó a estar conectado a la radio.

y ahi es cuando todo comienza a sonar.

y ensordezco

y me aturdo

y me sale sangre de los tímpanos.

y no estás.

hay nadie

no one

alrededor.

27 de junio de 2008

Plan

Abre los ojos y encuentra a los pies de la cama dos cosas. Un par de pantuflas y una bolsa de agua caliente. Las cortinas estan corridas pero se ve el amarillo del sol que ha salido últimamente muy esporádico.
Sobre la otra cama una nota. "Ya resucitamos la cámara digital, ahora vas a poder usar el fotolog".
El cuarto huele a vaho de alcohol, pero el frío del patio más el cielo despejado le deprimen los planes para la siesta, entonces no abre la ventana y no circula aire limpio, y tampoco circula la luz natural como el polvo suspendido sobre un rayo colado no puede desaparecer. Volvió a soñar con la abuela.
La abuela indicándole que desentierre un tesoro con las manos arañando un pozo. La abuela preguntándole cuándo la va a ir a visitar. La abuela expulsándo a todos los seres humanos por los pasillos de su larga casa. La fuerza de todas las iluminaciones físicas, los rayos, los tormentos y un torrente de energía silenciosa empujándo por la espalda, afuera, a la vereda; donde el padre con traje le bendice la coronilla. De vuelta la abuela anoche, azotando por la espalda. -¿Yo te quería?- una frase suelta. Desconoce quién era el emisor -Yo te quise, claro- Desconoce quién contestó.
El amor. Piensa con las manos dentro de las mangas del sweater de llama picoso. Se le ocurre la canción de José Luis Perales. -Siempre me caso con quien no me necesita. Es esencial. No podés quedarte con alguien que dependa de vos. Irse siempre es un plan- Le contestan por teléfono.
Piensa en las apariciones de la abuela durante toda la semana. Una declaración que le hizo la empleada el día del velorio: -estaba esperando que te recibas-
Irse siempre es un plan, repiten a través del teléfono. Arregla los horarios para interceptar a la profesora en la facultad. Hay sol, tiene un poco de plata, tomar café en la plaza podría ser una buena manera de irse.
Suena un mensaje de texto que dice: Mamá. Cerraron la pizzería. Me voy al América a comprar sanguches de miga.
Bueno. De jamón, queso y huevo.
Los 30 comprimidos de rivotril ya tienen 5 pastillas menos en 4 días. Se autoimpone un principio general, acabarse el blister sólo cuando la situación vuelva a tomar rasgos insoportables.

24 de junio de 2008

ësa es la cuestión

En los últimos días he recibido distintos comentarios acerca de los cabellos en punta que brotan de la parte posterior de mi cabeza. Algunos piensan que es porque no me peino, otros comprenden que es sólo una cuestión de estilo. Si estoy ojeando alguna vidriera puedo sentir cómo me miran, sus ojos en mi espalda y sus comentarios. Una joven se acerca, me pide un autógrafo. Sonrío. Cuál es tu nombre? Mónica. Pa ra m ´o n i c a, con m u cho ca ri ño. Lo wrey. Me besa en la mejilla y alza vuelo entre las gentes. Hace unos días en el centro comercial una banda de señoras de alrededor de cuarenta formó un gran círculo y me pusieron al medio. lentamente fueron acercándose a mi hasta asfixiarme. se turnaban para tocarme, me agarraban las nalgas y se refregaban en mi pecho. Todo esto en medio de la infinita hilalarante cadena de negocios plagados de perfumerías y tnedas de bijou femenina. Ni que hablar de lo del cine! Acudí al estreno de la última película de un gran amigo. Algunos fans inmediatamente me recnocieron. y comenzaron a aplaudir y a gritar mi nombre como locos! Ahí está! ahí está! dónde? ahi! ahí! mirá! no lo veo! dónde? ahí pues! resonaban laspalabras en mis hombros. No soportaba más su cuchicheo, asique me levanté de mi butaca, les clave la mirada fijo en los ojos y digo: está bien que sea una persona reconocida o famosa, pero no es para tanto, no es como para que no medejen comer ranquilo mis pochoclos mientras veo la película de mi amigo, y mucho menos cómo para que no lo hagan ustedes! Habráse visto cosa mayor! joder!

15 de junio de 2008

el campo


bocinazos es todo lo que escucho todo el tiempo, por la calle, en mi casa, y en parlantes ni te cuento. El problema es que ya no se sabe porque son. Según su identificación visual y sonora, he podido clasificar a los bocinazos actuales en la ciudad de Saint Michael of Tucuman, en:
los que festejan el ascenso de san martin a los andes
los que fetejan el ascenso de atelético a la B napolitana
los que "están con el campo"
los que "apoyan al campo"
los que simplemente bocinan por " el campo" como si "el campo" fueran las personas, o ellos, q uién sabe qué cosa y no esos prados llenos de distintos tipos de cultivos y animales y esos humus y árboles y extensiones vastísimas de tierras en las que no hay ciudad.
Tambien están los que bocinan porque se casan y los que se reciben
los que están por chocar y los que están borrachos tambien suelen tocar la bocina
Hay otros casos en los que no se puede determinar con presición la razón de uso porque no tienen ningún tipo de identificación posible. (un auto blanco sin banderas ni inscripciones sólo en medio de la avenida pasa tocando bocinazos) Por otro lado podemos hallar las particularidades del caso, es decir los bocinazos particulares,como una mujer confundida que creyó que un grupo de policías eran delicuentes que tomaban rehenes y armó un escándalo de bocinas y lalarmas: la de su auto y la de su casa al mismo tiempo, lo que ocasionó la activación de las sirenas de las casas vecinas. repito, un escandalo

13 de junio de 2008

open 24 hs

Un poco de todo. Un CQC español, haciendo chistes horribles, pasando informes argentinos. Cristina cuando todavía eran tiempos de jolgorio y podía cantar con Lerner en la plaza de mayo. Un poquito de Chavez que no sé qué tiene que ver, y un instante del príncipe de españa. Pero después me arrepentí y terminé eligiendo uno de la fiesta Paparazzi. Pero me volví a arrepentir y puse un informe sobre las tetas.


video

10 de junio de 2008

flyerrrrrrrrrrr

En esa silla en la que te sentás hoy, probablemente no estés mañana...
falta mucho
yo aviso, por las dudas...

3 de junio de 2008

José Luis, mi infancia y los grandes éxitos

Yo te di
Te di mi sonrisa mis horas de amor,
Mis días de sol, mi cielo de Abril
Te di mi calor, mi flor, te di mi dolor
Te di mi verdad, mi yo, te di lo que fui.

Te ofrecí la piel de mis manos, mi tiempo mejor
Mi humilde rincón, mis noches sin ti.
Mi vida y mi libertad y un poco de amor.
Lo poco que fui, mi amor, lo poco que fui.

Y tú te vas, que seas feliz, te olvidarás de lo que fui,
Y yo en mi ventana veré la mañana vestirse de gris.

Yo te di, la luz de mis ojos, mis horas de miel,
Mi llanto de hiel, mi respiración.
La luz de mi amanecer, mi leña y mi hogar.
El canto de mi gorrión y un poco de pan.

Y tú te vas, que seas feliz, te olvidarás de lo que fui,
Y yo en mi ventana veré la mañana vestirse de gris.

25 de mayo de 2008

Problemas Más Comunes Durante el Embarazo y

Tratamientos Recomendados (según, North Carolina Womens Hospital)

Diarrea: Tome solamente líquidos claros, Gatorade, Coca Cola o gingerale y coma gelatina por 24 horas. Según la diarrea mejora, añada gradualmente
alimentos a su dieta, añada la leche al final. Tome Kaopectate®* o
Donagel PG®* de acuerdo a las indicaciones, pero llámenos si en un día
no se resuelve el problema.
Hemorragia Nasal Aplique una bolsa de hielo a la naríz. Durante el invierno lubrique el aire con un humidificador o un recipiente con agua en una estufa de calentar y use un atomizador de solución salina. El farmacéutico la puede ayudar con esto.
Hinchazón de las Piernas: Eleve las piernas sobre el nivel de la cintura. Póngase medias de compresión y zapatos que le sirvan bien. Descanse por 30 minutos en su lado izquierdo. Si usted nota dolor, rojo, hinchazón, busque ayuda médica.
Dolor de Diente: Tome Tylenol®* o cualquier medicina para aliviar el dolor que no contenga aspirina (acetaminophen) para dolores ocasionales menores de
diente. Evite productos de ibuprofeno, como Advil®, Motrin®, o Aleve® a menos que su doctor o enfermera específicamente le recomiende estas medicinas. Póngase en contacto con un dentista tan pronto como pueda para más tratamiento. Si el dentista requiere una declaración autorizada, favor de llamar a la clínica de Obstetricia.
Dolor de Garganta: Haga gárgaras de solución de agua tibia con sal (una cucharada de sal con un cuarto de agua) o use aerosol Chloroseptic®*. Si usted tiene fiebre sobre los 101º llame a la clínica.

18 de mayo de 2008

12 meses


Luego, al año más o menos, yo caminaba una calle de barrio sur por la que no suelo transitar asiduamente; volvía de la terapia con muchas cosas flotándome en la cabeza, un dolor de oído sobreabundante, una puntada en la rodilla derecha; en fin, buscando una panadería que venda cosas muy dulces, en lo posible, en exceso almibaradas. En barrio sur a las cuatro de la tarde el movimiento de los autos suele generarse con modestia, muy pocos peatones caminan rápido y los perros duermen. Lo vi a través de una resolana que chocaba en el ventanal; tenía una calculadora inmensa con energía solar, estaba demacrado, mucho más pelado y fumaba como siempre. Inspiré fuerte y me hizo retroceder con la fuerza del ojo de un vendaval. Me arrasaba Luna Barrero, ella y sus remeras de polyester; me destrozaba un brazo la cabina telefónica mientras hablaba con Dolores que hace tanto tiempo que no sé de ella; volví a esos guantes de látex sobre mi lengua, el olor de la anestesia, esa enfermera del policlínico dónde me sacaron el pirpinto, el aleteo; mi madre hablándome a media lengua, mi esfuerzo por comprenderla, mi madre repitiendo como atrás de un vidrio, abajo del agua de la bañadera donde me escondía de lowrey y su crueldad para ignorarme; lo vi y me empezó a doler la garganta; reproduje el trayecto de mi dedo sobre las letras empurpurinadas "einshel" de la remera de la barrero centroamericana llevándose a mi chico a mi cama; la jefa apareciendo como un truco, subiéndome en la camilla sucia, mis zapatos rojos aquella vez entre las góndolas iluminadas donde descubrí la verdad de su vida y mi realidad más atróz; el dolor, la oscuridad de su cuarto en el invierno con dos parlantes de computadora prendidos en una emisora abandonada, su contorno tibio sobre mis piernas desnudas, la luz en "on" de los parlantes que enganchan una cadena de oración en berazategui a las cinco de la mañana. Todas las armas, mis miras telescópicas, los ingredientes no comestibles con los que tamicé almuerzos y cenas completas; la música girando en toda la casa antes de hundir las orejas en la bañadera llena parecida al mausoleo materno con eco donde puse unas flores rojas sobre el banco de piedra en el que se sentó León Cabrera a tomar un helado conmigo en un sueño de Lowrey mientras cantaba en el varieté que yo le había concertado en un bar minúsculo del centro cubierto de ventanales donde nos emborrachabamos todos los fines de semana y él cantaba y me miraba desde el escenario mientras yo tragaba el segundo whisky de la noche y él me decía que se preguntaba en quién habré estado pensando yo mientras lloraba con el flamenco que cantaba cerca de la pared de ladrillos vistos y dos spots de luz cruda. Fuimos tan felices, tan monstruosamente a gusto circulando entre las mesas pegadas unas a otras; un espectáculo para el recuerdo, la integridad en su más pura expresión; dejándonos transformar por las manías, las faltas de amor; nunca fui más felíz que en esa escalera caracol. Y ahora lo tengo a Toranzo a través del vidrio, haciéndo calculos, tomando café.

12 de mayo de 2008

Oda Fermoza

Es tu costanera una avenida que lleva directo a Saturno
un cordón del río que no descansa en las noches
surcado por lanchas piratas que trafican tecnología
y drogas y armas.

Dicen que tu descubridor
anonadado por la curva de tu rastro
no pudo más que exclamar:
¡Fermoza!

Tu trazado urbano en cuadritáteros no equiláteros
cuatro para ser exactos, uno junto al otro
conformando entre los cuartos uno más grande me recuerda a otra ciudad familiar.
conjunto y subconjunto.

Y es así entre boulevares de algarrobas
que dejan caer sus frutos en las veredas.
Intento perderme pero siempre llego hasta el mismo fin del camino
donde un grupo de juegos para niños y vos en ellos.
Fermoza.

11 de mayo de 2008

El último informe de esta hora declara que los dos envases sobre una de las puntas de la bañadera eran de crema enjuague. Que el agua primero salía hervida, sofocando los espejos y los azulejos. Que me saqué la ropa empezando por la remera mangas largas de Coca Cola, después el corpiño negro, luego el jogging azul, pasando a las medias negras (tiñen al humedecerse)para cerrar con la bombacha inmensa que, sin ser un culotte, me da más seguridad que una tanga (integridad psíquica, aplomo, personalidad). Que al final de todo el procedimiento no me quedó más remedio que sacarme los auriculares y dejar una canción de los talking heads, a medias. Que sin gozar de la suficiente celeridad, advertí el charco caliente mientras reptaba cerca de mis tobillos, tiré una toalla que mi mamá se robó de un hotel brasilero. Que al meterme en la bañadera, el agua ya no hervía, más bien todo lo contrario, me cubría el polo norte el cuerpo crispado; al contraerme noté que bajé unos kilos y la obstinación con la que se dilataban los poros de la piel. Que aguanté al costado del chorro hasta que volviese la caliente; me puse las manos en las rodillas y me sentí el corazón (hay que dormir, pensé)). Que me lavé el pelo con jabón de tocador, por primera vez y que me pareció interesante. Que en otra época esto me hubiera puesto de pésimo humor, humor de minita.

4 de mayo de 2008



dónde estaré en 10 años

29 de abril de 2008



...mi vida no es un supermercado, no se trata de hacer un cuadro comparativo con ventajas y desventajas, debe y haber, saldo, neto, regla de tres simple; las tramas hacen estragos y las listas rápidamente caen incendiadas ante mí, en un bar, en la calle, en medio de la noche, en mi cama cabeza en la almohada, (la gente siempre vuelve)los demás se van cuando quieren y vuelven sin planearlo, una nota, un mensaje, un llamado, una impericia del destino; las cosas se quiebran, se desaparecen, pierden la intensidad, los aromas, las canciones que escuchaba el invierno pasado esperando algo que nunca vino, las personas enojan, se ofenden; yo me indigno, me voy, me paralizo, no sé qué tengo que contestar, corto, busco tono, sintonizo, llamo, titubeo, me largo a hablar, no paro, después ya no tengo más nada para decir pero espero algo, siempre al final, espero algo...

22 de abril de 2008

guiño-pestañeo-cierro los ojos



"El/la con quien puedo hablar del ser amado es el/la que lo ama en la misma medida que yo, como yo, mi simétrico, mi rival, mi oponente (la rivalidad es una cuestión de lugar). Puedo entonces finalmente comentar al otro con quien se reconoce; se produce una igualdad de saber, un goce de inclusión; en ese comentario ni se aleja ni se desmenuza al objeto; permanece inserto en el discurso dual, protegido por él. Coincido al mismo tiempo con la Imágen y con ese segundo espejo que refleja lo que soy (en el rostro rival leo mis miedos, mis celos). Palabrería agitada, suspendidos todos los celos, en torno de ese ausente del que dos miradas convergentes refuerzan su naturaleza objetiva: nos libramos a una experiencia rigurosa, lograda, puesto que hay dos observadores y ambas observaciones se hacen en las mismas condiciones: el objeto es probado: descubro que tengo razón (de estar feliz, de estar herido, de estar inquieto)"

de: Connivencia.
Fragmentos de un discurso amoroso, Roland Barthes.

16 de abril de 2008

estoy tirado

a veces me pregunto por qué razón el malentendido se interpone entre uno y otro, entre lo que uno quiere decir y lo que el otro recibe, o entre lo que uno quiere decir y lo que uno dice, que seguramente no es lo mismo y que además será también malinterpretado por el otro. entonces es cuando se encienden los demonios y se avivan las aguas y lo que en un principio eran unas palabras de aliento se vuelven un serrucho asesino que corta la garganta justo por las cuerdas vocales. Si digo "te ayudo" quiero decir eso, que voy a brindarte mi ayuda , no que "te ayuno" y menos que "te anulo", aunque de todas formas vos con seguridad interpretarías que no quiero ayudarte pero que te digo "te ayudo" porque no me la banco para sostener lo que pienso ni menos lo que digo. si empiezo a pensar lo que pienso, te juro que podría dejar más en claro lo que estoy diciendo, pero no me parece que eso vaya a ocurrir. pensar lo que pienso podría llevarme a ese lugar al que jamás quisiera llegar, a develar eso que me hace soñar todas las noches desde hace una semana que mato a alguien de una pedrada y que todos me buscan para lincharme. yo me escondo en los recovecos de la ciudad, en los pasillos ocultos de las galerías del centro, en esos rincones donde nadie limpia, pero sioempre acaban por hallarme. me tiran de las orejas y me ponen un lazo al cuello. En el momento en que quitan la silla y el lazo aprieta mi cuello, es cuando despierto. y me pregunto: por qué torcésme de ese modo?

14 de abril de 2008

एल त्रदुक्टोर मी त्रदुस एल तितुलो अल अरबे

El puto traductor me traduce el título al árabe o no sé qué idioma, este texto se llama: Boléame

Mientras me apoyo en la bacha de la cocina a mirar la pileta de acero inoxidable, y entre que abro la canilla para tomar un trago de agua que me haga pasar la pastilla, me digo a mí misma: ¿cuál es la necesidad de todo esto?, si podemos ser menos complicados, si todavía por suerte existen las hosterías en san pedro de colalao donde llegar una tarde de miércoles y caminar sobre el pasto húmedo por la escarcha. El frío debe erosionar, debe estar que arde, muchas colchas y una televisión, el balcón hacía la montaña, los sapos saltando por debajo del cantero, los sonidos lentos de algún caballo recorriendo un sendero lateral cerca de la cancha de tenis vacía. Si todavía es posible pasar la tarde arropada al borde de la pileta de natación helada, en una reposera con un libro, comiendo alfajores y fumando. Aliarse a la tranquilidad de los pocos empleados del lugar que preparan el restaurant para la cena, los sonidos de los cubiertos en el primer piso, un teléfono, un fax, mi celular sin señal. Las mucamas cambiarán mis sábanas sin necesidad, aplicarán desodorante de ambiente (huelen siempre a un aire de alfombra de hotel)desinfectarán el inodoro y el bidet y depositarán a los pies de la cama, tres toallas de distinto tamaño con perfume a enjuague de lavandería. Veré cómo se va la luz y oscurece el agua de la pileta, cómo me carcome el viento los oídos, y las luces que se van prendiendo en las ventanas y en el lobby de madera. El silencio del campo me invadirá sobre el parque inmenso hasta hacerme levantar de la reposera y caminar por un sendero de piedras entre los grillos y las usapucas pensado qué voy a pedir para comer. Luego caminar el pasillo de mosaicos rojos pasando puertas y números de cuartos (en algunos se oye la televisión) hasta encontrar el que me pertenece, abrir la puerta y hacer un paneo del orden y la pulcritud generalizada, ver a través del balcón por última vez la noche y desembocar dentro de la cama con las medias de llama y el televisor en volúmen bajo programado para apagarse en sesenta minutos.
Trago la pastilla bajo el fluorescente de la cocina. Nico llega en diez minutos a estudiar, el teléfono suena, mi padre llama insistente, el timbre repica. Me sigo preguntando dónde radica el placer de aguantar todo esto.

11 de abril de 2008

Canción popular melodramática / Música de películas/Bandas sonoras

¿Cómo se podría componer una canción melodramática o una escena velóz y engrumecida sobre pequeños altibajos en nuestras vidas?.
Las escenas melodramáticas que siempre vi en peliculas francesas fueron mis preferidas en algún momento, por lo que de ellas extraje ciertas representaciones singulares que luego en mis escritos deformé en varias oportunidades.
Los elementos: *espacio cualquiera en medio del frío intenso o un calor frenético de habitación asfixiante.
*Un encuentro. Dos personas conflictivas en grado exacerbado, irrumpen en el mismo sitio, lo que provoca angustia, aceleración del ritmo cardíaco, ansias de huída o un deseo intenso de permanencia en busca del conflicto (mi madre concentra en demasía este tipo de sucesos). Pero también podrían ser más de dos los personajes que construyan la escena melodramática.
*Cigarrillos. Alcohol o drogas. Prosiguiendo la secuencia u optando por al menos dos de los elementos anteriores.
La canción melodramática se constituye de un poema desesperado, un maremoto de palabras extremas hiladas por el escritor en busca ( a veces vanas y otras, muy pocas, a veces concisas) de un discurso del lamento, es decir, “te amo tanto y en efecto he de desearte de manera tal que nada a mi alrededor puede evaporarse con más rapidéz y exterminio que tu figura”; en otras circunstancias la lírica se posa sobre el mensaje siguiente: “dadas las circunstancias que nos rodean, nosotros dos, o sea, vos y yo, sujetos nocivos uno para el otro, no podemos más que repelernos e insultarnos con poses y con gestos lo suficientemente obscenos como para no volver a vernos nunca más, por mucho tiempo”. La canción melodramática es histérica y excentrica, se busca por un costado mórbido, se trata de interpretar con claridad mental pero finalmente el desenlace es nulo y el verso final enuncia una despedida inevitable: “estás aquí, tan cerca de mí, pero esto no alcanza, podemos mirarnos y respirar el mismo humo de cigarrillo, hasta incluso reírnos del mismo ridículo pero en cuestión de instantes, ya no estarás aquí y a mí, quizás, ni siquiera me importe”.
Lo imposible transcurre en todo el discurso y marca el tiempo de cada estribillo. Un estruendo o un corte abrupto separan una estrofa de la otra. Cuando todo parecer haber acabado, otra estrofa arremete con una intensidad aún más desafiante que la anterior; el bucle ascendente parece no poder esfumarse y el amante, ya sin fuerza, no puede más que continuar desfalleciendo: “no me mires como flechas, anúlame de un golpe seco”. A nada se llega en el melodrama. Es sólo un acto fallido devuelto en otro tiempo, en otra cara, en otra confesión. La reminiscencia de alguna batalla difusa con uno mismo convertida al otro, dirigida a alguien que no sea uno mismo, como un alivio, un modo de olvidarnos. Una tristeza inconclusa que se arrastra a todas partes: “no me devuelvas nada”.

7 de abril de 2008

el día

El día que la tía caty conoció a toranzo, los vidrios de la casa se convirtieron en translúcidos ventanales por donde podíamos ver los árboles fulgurantes sobre la avenida. El pavimento era una seda caliente que derretía de a poco los neumáticos de los omnibus vacíos de la siesta. Me paraba en el umbral de su cuarto a observar el procedimiento circunspecto que utilizaba para elegir el vestuario (de ella lo aprendí todo, debo admitir). Los ojos se le iban perdiendo sobre una recta que oscilaba de los cajones con ropa interior al botinero, un movimiento leve con escalas breves en el espejo que devolvía alguna postura que la perturbaba por un instante. Con el tiempo usé el método de espolvorear con talco mentolado el aire bajo el cual ella se congelaba unos segundos. Circulaba con premura del baño al cuarto, el segmento más transitado, el eslabón favorito por donde era capáz de trasladarse a oscuras, sin tantear ni tropezarse. Cuando estaba lista para desvestirse, me pedía que mire para abajo. Yo podía escuchar cómo desprendía los ganchos del corpiño mientras se disgustaba o se enfurecía al no poder quitarlos con velocidad. Ese enojo de capricho me irritaba en silencio, un modo bastante insoportable de quejarse por cosas que no valían la pena. Miraba el reloj con miedo y mientras más pasaba el tiempo, la circulación por la casa era cada vez más desesperada. A veces le tenía miedo. Cuando no me daban ganas de observar sus rituales antes de una cita y prefería toquetear los discos del abuelo, me escondía bajo la escalera que unía el living con los cuartos ubicados sobre el piso superior para simular una tienda de discos en la que yo trabajaba de vendedora, y ella pasaba como un rayo fugáz, desnuda y blanca con tijeras y agujas, sollozando palabras. Lloraba como un gato y temblaba, y eso significaba que el pretendiente había cancelado mientras ella estaba iniciando el procedimiento del vestuario. Pero ese día, algo en la casa impecable no parecía oscuro (todo en la casa del abuelo
me era hondo y ennegrecido)algún motivo convertía esos ambientes en sitios reconfortantes. A la tía caty le había pintado la sobriedad y el estilo oligarca. Yo estaba vendiendo discos a cien mil australes mientras ella golpeaba los escalones taconeando casi sobre mi cornilla. El impacto de las pisadas retumbaba bajo la escalera haciéndome salir a mirar lo que llevaba puesto. La figura lánguida interminable como una sombra de ceniza me encandilaba a pesar de sus ropas negras. Parecía estar de luto, me confundía los protocolos (hasta ese momento pensaba que el negro se usaba sólo en los veloríos, luego descubrí que el amor se une estrechamente a la muerte y que a pesar que intentemos ser positivos, enamorarse es un poco perderse). Se había puesto un pantalón de gabardina negro,tiro alto, recto, botas de montar de cuero negro, una camisa (negra) por dentro cortada por un cinturón de carpincho color hueso levemente suelto, aros y cadenita de oro, Rólex de mujer, pelo lacio ondulado en las puntas, fina capa de base, rimel, brillo en los labios.
Una imágen suntuosa fingiendo ser como su madre para conquistar a un hombre que quizás esperaba otra cosa o quizás mi tía era demasiado pícara y le daba a toranzo lo que buscaba.
La tarde transcurrió como todas las tardes de esa época. El silencio en la inmensa casa se instalaba en los ambientes. Un lugar profundo, lleno de escondites. Papá me buscaba para pasar tiempo juntos pero me dejaba en la casa de los abuelos y se iba a dar una mirada al campo y yo quedaba en un jardín perfecto, bordeado de flores de colores surtidos y pétalos exhuberantes frente a una pileta que a veces (para mi mala suerte) estaba vacía, cubierta de hojas y flores que caian de los canteros junto con tierra, bichos y juguetes que tiraban mis primos desde el piso de arriba cuando se hartaban de jugar con ellos. Nunca supe muy bien qué hacer con esa casa. La escalera caracol de hierro a la par de la pileta me dejaba en una terraza desde donde podía estrellarme al sol. Mi papá me contaba que una prima mía era tan consentida que un día le ordenó al padre que la alce hasta tocar la luna. Me paraba en la terraza a mirar el cielo para calcular cómo haría mi prima para tocarla ya que mi papá no me respondía si eso era posible limitándose en cambio, a contar la historia y a callar después. Siempre tuve la duda, pero nunca me animé a pedirle algo por el estilo.
Cuando la tarde se instalaba, para mí era la salvación. El color de las cosas se desinflamaba gradualmente y me avisaba que el estruendo había cesado. Todo luego de la siesta era puro goce y sosiego, me invadía una brisa tibia que convertía mi estado de ánimo en absoluto placer. A las seis de la tarde todo había pasado (la gente vuelve) los ruidos eran más intensos pero los disfrutaba con todos los ojos y todos los oídos, no me alcanzaba la vista para depositar mi comodidad sobre la ciudad entera.
Yo armaba una carpa con sábanas en el living (para sentirme constantemente protegida) mientras se oían las llaves cruzar torpemente la cerradura, con brutalidad y desdén. La tía caty con la cara desfigurada manipulaba una caja de zapatos y se estremecía con asco por culpa de unos movimientos espasmódicos provenientes de la caja que soltaba al aire mientras gritaba que no aguantaba más. Cuando la caja cayó al piso, intenté escapar de entre las sábanas y me tropecé con la mesita ratona rajando los libros de cocina de mi abuela, golpeándome una costilla con la punta de la mesa. La tía me decía que tenga cuidado que "se venía" para mí y yo, golpeada y aturdida intentaba huir de sus gritos cuando desde atrás sentí que algo me arañaba una pantorrilla. Me desmayé.
Mi abuela me levantó suministrándome pelotitas de algodones empapados en agua colonia púrpura. Tenía ese gesto de enojo educado, meneaba la cabeza mientras me apretaba los algodones en la naríz. La tía caty detrás de la abuela, estaba por ahogar a un gatito dentro de un frasco de aceitunas lleno de lavandina. Toranzo la había hecho presenciar el parto de su gata. Al parecer había parido tres gatos ensangretados que caían como caca (según mi tía) mientras la gata chillaba de la misma manera en que ella lo hacía cada vez que un pretendiente le cancelaba la cita, lo digo porque interpretó la escena en una actuación brillante. Se tiraba al piso y reproducía los gestos de la gata y los tonos del maullido. Contaba que toranzo se agachó para mirar precisamente el caudal de sangre y que ella estaba sentada en el patio de su casa comiendo un budín inglés, vestida de oligarca, cuando le bajó la presión al ver que toranzo manipulaba la placenta del animal. La sangre caliente olía a sexo mezclado con la intensidad de la pis gatuna (leche de gata no alimenta, decía mi mamá) y parece que mi tía tuvo un principio de vómito y hasta quizás haya sufrido un cuadro de ansiedad, se le paralizó la cara y sudaba frío sobre la cadenita de oro, todo era presunción, ya que provenía de la descripción minuciosa y un tanto delirante de mi tía, perturbada y enloquecida por la escena que el patético de toranzo la obligó a presenciar. No era patético, era psicópata, decía mi tía.
Lo cierto es que mi tía caty no podía levantar al gatito recién nacido para ahogarlo en el frasco con lavandina, y le suplicaba a mi abuela que lo haga por ella. Mi abuela se negó rotundamente por lo que restaba mi ayuda en medio de esa casa desolada. Acababa de recuperarme de una lipotimia pero sin embargo me incorporé y me acerqué a la tía y al frasco de aceitunas. Me miraba con pavor, lánguida y sin cabales de ningún tipo, temblaba y mientras me acercaba, ella retrocedía como si fuera yo su principal amenaza. No te asustes, le dije, te estoy ayudando. Sentí con mis dedos la pelambre apelmazada del gatito, la tibieza del cuero, cada una de las costillas, el pulso acelerado, la expansión de la sangre transitando por todo el esqueleto, maullaba pero no tenía miedo, seguramente ni percibía qué era lo que iba a sucederle. Mi abuela se encerró en el baño, oí la puerta trancarse. Mi tía, se tapaba los ojos y se estremecía. Miré detenidamente al gato unos instantes, suficiente para atraer a mi cuerpo de imán toda la ira y el odio de la humanidad entera. Lo atrapé y lo hundí en el frasco, y también mi muñeca y mi antebrazo, todos sumergidos y fundidos en el mismo puño apretado, como se aprieta la mandíbula cuando irrumpe el odio en nuestras vidas.

1 de abril de 2008

25 de marzo de 2008

Lowrey lloró



Recuerdo una vez en un viejo país un gran rey llamado Lowrey. Tenía muchas perras, muchas tierras, algunas peras, pocas ideas, un castillo y también un amor, pero no podía hallar la felicidad. Durante un paseo por sus jardines, el rey a un noble campesino le habló. Le dijo: " hoy Lowrey no puede estar así. Te ofrezco lujos y placeres si tú me enseñas a vivir feliz."
El humilde hombre le dijo "no puedo enseñarte yo a vivir feliz, tú con tu dinero, lujos y placeres
jamás podrás ya vivir feliz" El rey lloró y le contó su dolor mas el campesino no pudo darle otra respuesta

Recuerdo otra vez en el mismo país, al mismo rey llamado Lowrey. Tenía muchas perras, pocas cabras, cientos de higos, algunos caballos, una bodega de vino, mortadela, un castillo y también un amor. Y era feliz. La bodega y la mortadela habían provocado en él, una profunda vivificación de su espíritu, algo que concluyó él, debía de ser la felicidad. Un picnic en las afueras de la comarca con una canasta con un malbec sauvignon, mortadela y su gran amor era la más grande dicha que podía tener Lowrey.
Sin embargo, algo había algo con lo que él no contaba: los caprichos de ese amor, que con el tiempo sin castillo, sin perras y sin nada de nada lo dejó. "Yo también contigo fui feliz, mi amor y mi dinero yo te di , hasta que te zarpaste con tarjeta y hoy pobre y solo lloro por ti" gritaba el rey a su amor mientras se iba para no volver jamás.
Hoy Lowrey no puede ser feliz porque no tiene ni bombones ni porrones ni condones ni cordones ni trombones ni colores ni folklore ni tampoco un amor. Hoy Lowrey no puede ser feliz, porque no tiene ya su amor.Y mientras camina por el fangoso bosque recuerda a aquel viejo campesino, y se pregunta qué le habrá querido decir.



Check up!
"El rey lloró", de littro nebbia , por leo garcia http://es.youtube.com/watch?v=V2hRSkwjHGU
" El rey y yo", de los angeles negros, por Max y Lowrey http://myspace.com/lowreyyyo

22 de marzo de 2008



Yo no sé dónde está la fuerza extraviada.
A veces pienso que se debe al desgaste de las histerias acumuladas que no dejan más nada que todo esto. Esto. También podría generarse en esas dos o tres decisiones erradas que tomé instantaneamente en momentos donde no hay lugar para las dudas. O por la lluvia que me cansa los músculos. Ciertos personajes que me interceptaron, que yo intercepté súbitamente, haciéndome tartamudear en medio de una mesa de exámen.
Estas palabras me arrojaron a oscuras, hace quince minutos, dentro del taxi que tomé en el centro porque estoy cansada como para caminar. Exhausta y salpicada por una llovizna ácida de temporal, volví a casa con el libro que dije que iba a comprar cuando salí hace tres horas y media.
¿Qué será eso de la fuerza disuelta como una desaparición instantánea? Un día al despertar, los brazos duelen y las piernas están entumecidas. Como un débito que alguien se cobra o algo del pasado que no tiene explicación. Ver a mi abuela, la insufrible, sobre una camilla deslizándose a metros de mi silla. Despertar perturbada en medio de la noche y mirar en negro con los ojos entreabiertos sin comprender muy bien cuál es el lugar y cómo es el silencio que continúa la hondura de la pesadilla que no termina de esfumarse. ¿Qué es este cansancio? Lo que hay de puntual en el agotamiento, en la insistencia sobre un infinito que no va a darme más de lo que pudo ser capáz de darme.
No fui lo suficientemente atrevida como para hacer una llamada teléfonica por temor a que la pantalla del otro celular muestre mi nombre y nadie atienda.
Esta noche me esperan en un bar aburrido para festejar un cumpleaños aburrido con gente que comprende exactamente que hay reuniones como estas a las que nadie debiera asistir. No sería justo, a esta altura de las cosas, el hecho de tener que mezclarnos como si nada en absoluto sucediera de verdad. Sin embargo la cita es a las once y los invitados llegarán como a las once y media con un poco de agua sobre el pelo y se abrazarán (y nos abrazaremos) y diremos esas cosas que se dicen para comprobar que aun seguimos queriéndonos como en la secundaria. Nada de eso ha quedado y es inevitable no sentirnos mezclados entre los gritos y la música funcional. Iremos al baño de a uno y nos miraremos al espejo con desdén. Personalmente me dan asco las bachas de los baños de bar y los inodoros salpicados me hacen pensar que puedo absorver enfermedades por los genitales.
Si me preguntaran algo en este momento diría que el antídoto ideal es la evaporación. Como un proceso natural y efervescente desintegrando todas y cada una de las partículas que me forman.

18 de marzo de 2008

nunca voy a poder tener un blog así



Continuando con mi saga introspectiva en cuanto a la pregunta : ¿Para qué tengo un blog y un fotolog? Y por sobre todo, ¡Para qué carajo tengo un fotolog! por el amor de dios...y sin embargo lo actualizo día a día y me siento mal si nadie comenta, anoche mi amiga menta confesó con un vaso de whisky en la mano que a ella le encanta la moda, confesión resignada a la risa mala de los demás integrantes de la mesa que tomábamos cerveza en copa. Luego, entre un torbellino desenfrenado de comentarios sobre la ética en el arte o el arte en la ética, oí que menta pronunciaba el blog "Dolores Fancy" que ya había observado entre la lista de links de "Cute but stupid" pues entré a dolorefancy.blogspot y me pareció que su lista de archivos era todo un poema:

Cora Groppo - BAF WEEK 2008
Marcelo Senra - BAF WEEK 2008
Kostüme - BAF WEEK 2008
Wanama - BAF WEEK 2008
El director de cine Anthony Minghella muere a los ...
Cook - BAF WEEK 2008
Levi´s - BAF WEEK 2008
Vogue around the world - Marzo 2008
Louis Vuitton - Paris Fashion Week Fall 2008/09
Gwen Stefani en V Magazine
Trainspotting, la precuela
Lanvin - Paris Fashion Week Fall 2008/09
Stairway to Fit
Parejas combinadas
Tom Ford, el chico de portada
Más de lo mismo: Madonna te ofece su mundo
Modelo masculino: Mathias Lauridsen
Tapas revistas - Marzo 2008
Beckham, modelo full time*
Givenchy - Paris Fashion Week 2008/09
"Coco antes de Chanel"
Men in Magazines
Celebrities autóctonas en el BAF WEEK 2008
Échale la culpa al subconsciente
Nicole Richie enojada con sus tetas
Björk gets political en China
Kate Liberation by Hedi Slimane en el Día Internac...
Felices 45 Bret!
Barack Obama en Rolling Stone - Marzo 2008
Johnny Depp - Vanity Fair Italia
Kate Moss - YSL Spring/Summer 2008
Vogue Italia goes to the country
Dior - Paris Fashion Week Otoño/Invierno 2008
Vanity Fair expone sus 150 mejores retratos
Un modelo, un tal Keith Richards...
Burberry Spring/Summer Mens & Women 2008
Les Lunettes, de Chanel
Chanel - Paris Fashion Week Fall 2008
YSL - Paris Fashion Week Fall 2008
De mucamas, diarios y gatos
Kate y Naomi en Vogue Paris
La (Bi) Fiesta de BA Lado B

todo esto está copiado de doloresfancy

14 de marzo de 2008

hay un rumor de que estoy enloqueciendo

A las 4 de la mañana las motos doblan en U por las avenidas, ya está la gaceta y todos los taxis que no encuentro a las 8 de la noche puedo verlos estacionados al frente del casino.
No importa, es el último esfuerzo, dice nico, ni pienses más. Agarro fuerte mi mochila y me siento el gusto de un cigarillo que no debería haber fumado con los bronquios tapados. Pienso qué es lo que podría hacer al llegar a mi casa, la espalda me duele y con ella todo el camino de la columna vertebral. En mi casa hay mucho silencio y me miro al espejo, las ojeras, un zumbido en los dos oídos, una imagen secuencia me aturde. Qué queda, pienso. Qué de todo lo que ya no pasa es lo que va a quedarme. Me cambio las medias, me saco el corpiño, no encuentro una remera grande y cómoda que me haga olvidar. El resfrianex está en la cocina y no me animo a cruzar el patio oscuro para luego aparecer entre las ventanas que dan al segundo patio y al jardín, todos oscuros.
No estoy segura de poder evitarlo, es decir, comprendo el procedimiento, soy capáz de reconocerlo y hasta de tolerarlo pero no estoy segura de poder zafar de todo esto.